Depurar para un buen empezar

pexels-photo-396166.jpeg

El clima de estos últimos días ya nos muestra lo que muchos tememos: ¡llega el final del verano! Pero la buena noticia es que no todo son desventajas ;) A nivel de salud nos beneficia mucho tener horarios más estables, rutinas alimenticias más fáciles de llevar, menos tentaciones y excesos y más tiempo para dedicarnos a nosotros mismos. Una buena práctica para facilitar la transición al otoño y “limpiar” las toxinas del verano es poner un marcha un depuración*.  

Motivos para ponerse a hacer depuración:

  • Promover la eliminación de toxinas del organismo
  • Permitir que la energía invertida en la digestión se aplique a otros efectos como reparación, regeneración y la misma depuración
  • Ayudar a que especialmente el hígado recupere su potencial de eliminación revirtiendo en más energía, buen humor, claridad mental, etc.
  • Ser un punto de partida en nuevos hábitos alimenticios

Si nos hemos decidido a embarcarnos en un Detox os dejo algunas pautas a nivel general que os pueden servir, y ante cualquier duda siempre es mejor buscar soluciones particulares con un buen Naturópata.

Lo primero será cuidar al máximo la entrada y salida del Detox. Por esto será muy importante empezar durante unos 5 días por:

  • eliminar de nuestra dieta de forma estricta los siguientes alimentos: carne y pescado, lácteos, azúcar, trigo, colorantes-conservantes, café y alcohol.
  • Incrementar la ingesta de alimentos con alto contenido en azufre como coles, brócoli, cebolla, ajo.. También alimentos con afinidad hepática como la alcachofa y en general alimentos con gusto amargo y alimentos con alto contenido en clorofila como las microalgas (espirulina, clorella) y la hoja verde en general.
  • Hacer unos días de esta dieta estricta puede ser un detox en si mismo

La siguiente fase podría ser hacer un día o dos a base de zumos que mezclen fruta y verdura (idealmente zumos caseros cold-press sin fibra) o caldos líquidos, etc. Y después volver a salir del detox tal y como hemos entrado. 

Para que aprovechemos al máximo la detoxificación y favorezcamos la función de nuestro hígado sería muy interesante combinar las pautas alimentarias con plantas hepáticas como el cardo mariano, el diente de león, el desmodium, etc. Con vitaminas del grupo B como cofactores de la depuración y también es muy recomendable la alga clorella que ayuda mucho a eliminar metales pesados. No estaría de más un buen probiótico que refuerce nuestra flora intestinal durante el proceso.

Si este plan es demasiado heavy para ti la otra opción serían los ayunos intermitentes, que pueden combinarse totalmente con las depuraciones más largas que dejaríamos para cambios de estación. Se trata de hacer ayuno durante 14-16 horas, es decir que si cenamos a las 20 algo ligero y no volvemos a ingerir nada hasta las 10 de la mañana del día siguiente estamos permitiendo a nuestro organismo que entre en modo depuración. Es una práctica fácil, cómoda y llevadera para nuestra rutina, que podemos realizar 1-2 veces por semana. 

Algo muy importante en todos los casos es la premisa de: mejor no ensuciar que limpiar, es decir, que será mucho más importante que los hábitos que adoptemos durante el año sean dirigidos a minimizar las toxinas en lugar de adoptar una dieta con muchos residuos que después en las depuraciones tendrán que ser eliminadas de forma masiva estresando nuestros órganos y pudiendo crear síntomas molestos como dolor de cabeza, malestar general, etc. La depuración es una herramienta más pero el poder está en adquirir unos buenos hábitos diarios.

¡Demos pues una buena bienvenida al otoño con Detox y Buenos alimentos!

Marta

 P.D: si te animas cuéntame que tal te ha ido en hola@martamarce.net

*Es muy importante que se abstengan de hacer ayunos las personas embarazadas, con diabetes, delgadez y que las personas con enfermedades graves lo consulten con su médico.

 

Marta Marcedetox, naturopatía