Sobre mí


Marta Marcè

 Kinesióloga holística / Naturópata / Profesora de yoga dinámico / Maestra de Reiki

 
8e661225b787ddfe1611300305d2d1dd.jpg

Quizá lo más importante de mi biografía es que todas las herramientas que comparto fueron primero mis herramientas (y lo siguen siendo) en mi camino de transformación.

El Yoga Dinámico me liberó de tensiones, me puso los pies sobre la tierra y me dio la energía necesaria para empezar a encauzar mi vida.

La Meditación me descubrió el presente, me regaló una nueva forma de funcionar a través de la presencia.

La Kinesiología Holística me hizo limpiar y recobrar la inteligencia implícita de mi cuerpo que me devolvió un sistema sano y equilibrado

 Tuve una enfermedad que fue mi gran maestra y me permitió redirigir mi vida hacía lo que es ahora un proyecto que me apasiona: ayudar a las personas a recobrar la salud de forma natural.

Mi historia

Todo empezó en el año 2011, de un día para otro todo aquello que formaba mi vida y había construido cayó como una losa, dejando al descubierto lo que verdaderamente pasaba.

Solo recibir el diagnóstico de cáncer, empecé a preguntarme cómo podía ser, cómo con 26 años y una vida “normal” me podría haber pasado. Me rechinaba lo que me decían los médicos, que era mala suerte, y me puse a indagar qué era lo que  realmente me había llevado a agotar a mi cuerpo de esa manera.

Empecé a replantearme mi alimentación, a leer la relación de la comida y el cáncer, de la salud en general. Poco a poco fui poniendo en práctica lo que aprendía y noté cómo mi energía y humor cambiaban drásticamente.

Me di cuenta de cuántos hábitos tóxicos normalizados había en mí, a mi alrededor, hábitos que no solo me habían enfermado, sino que también me habían hecho vivir desde hacía mucho tiempo una vida que no era la mía. Expectativas de mi familia, conceptos de éxito y de felicidad artificial de Hollywood que yo no cuestionaba.

Cuando todo esto salió a la luz sabía que volver a la productora (donde trabajaba desde hacía xx años)  no era una opción. Me tomé un año sabático después de la quimio y empecé un trabajo personal profundo con una coach. Al mismo tiempo descubrí  el yoga y la meditación y encontré la cura a muchos de mis malestares a través del presente. Esto sigue siendo mi gran aliado hoy en día. 

Todos estos cambios me desmontaron, viví el proceso de la quimio que destruyó la antigua Marta y construyó la nueva. Fueron tiempos complicados, me sentía fuera de lugar con mis amistades y familia, que buscaban a alguien que ya no existía y yo no me encontraba en ellos. Empezaba a adentrarme en el mundo espiritual pero solo encontraba más superficialidad que en el del cine.

 Esta búsqueda duró 4 años, me formé en yoga dinámico y empecé a dar clases, pero sentía que algo faltaba.

Sabía que la alimentación me encantaba, pero me interesaba un enfoque más global de la salud. Así que me puse a estudiar Kinesiología y neuropatía en IGEM. Encontré en el Dr Guxens i la Dra Junyent una inspiración, unos pioneros del naturismo en España. Y  lo entendí todo: el cambio radical de vida que había hecho se convertiría en mi trabajo.  

 Hoy, no hay nada que disfrute más que escuchar a mis pacientes explicando sus síntomas, escuchar su cuerpo con el test y empezar a conectar piezas. Cuando un paciente me dice que se encuentra mejor, es muy reconfortante, y cuando no, me plantea un desafío para seguir investigando y aprendiendo hasta dar con la solución.

 
logomartamarce.png